¿Jugar es importante?

Teniendo conocimiento que el juego es una actividad recreativa que cuenta con la participación de uno o más integrantes,  dentro de sus funciones la  principal es proporcionar entretenimiento y diversión, aunque también puede cumplir con un papel educativo.

Por lo que aseguramos que cuando  los bebés, niñas y niños se sienten amadas/os, respetadas/os, cuidadas/os y les permitimos responder libremente a su iniciativa, deseo y necesidad de jugar, descubrimos que desarrollamos los siguiente:

Se conocen a sí mismas/os

  • Lo que les gusta o no.
  • Lo que pueden hacer y lo que todavía no.
  • Lo que quieren tener o hacer y lo que no.

Construyen relaciones afectivas

Con mamá, papá u otros cuidadoras/es (el adulto significativo), para luego poder relacionarse con otras/os niñas y niños.

Desarrollan sus capacidades psicomotoras

  • Conocen su cuerpo y sus posibilidades.
  • Sienten un gran bienestar que les impulsa a seguir conquistando destrezas.

Desarrollan su pensamiento

  • Exploran, investigan, analizan y crean.
  • Prueban y aprenden de sus errores.
  • Siguen intentando si algo no sale a la primera como pensaban.

Expresan/ Comunican

Sus emociones, intereses y necesidades.

Se sienten capaces, autónomas/os y seguras/os

Prepara un espacio limpio y seguro para el juego.
Bríndale tranquilidad para que pueda desarrollar su juego sintiendo confianza

Asegúrate de que sus necesidades de alimentación, limpieza y descanso estén satisfechas.

Observa su  juego para conocer lo que le interesa

¿Qué le servirá para seguir jugando? Date un tiempo para pensar y probar.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *